Plaza de la Iglesia s/n

38380 La Victoria de Acentejo
Santa Cruz de Tenerife
Islas Canarias

+34 922 58 00 31

Ayuntamiento de
La Victoria de Acentejo
Turismo

Ruta de la Vid

Conocer en profundidad Tenerife, es conocer esta actividad ancestral del sector vitivinícola, en esta ruta guiada por las medianías cultivadas y cuidadas, año tras año, cultura e idiosincrasia de los victorieros. No te lo puedes perder.

Ruta de la Vid

El vino es parte de la cultura e idiosincrasia de La Victoria de Acentejo, un imprescindible de Tenerife.

Una ruta, la Ruta de la Vid, que ofrece alicientes distintos todo el año. Desde el inicio de la primavera, aún en marzo, cuando la vid empieza a nacer. La vid despierta de su letargo invernal y tras su periodo de reposo, se efectúa una primera cava -movimiento o labor del terreno- y se entierran las malas hierbas. La tierra se labra, se abona, se mima.

A finales de mayo o principios de junio aparecen los embriones de las flores y la floración se produce en pleno mes de junio. Las flores son blancas y minúsculas, pero el paisaje que conforman es de extraordinaria belleza.

La uva cambia de color  a lo largo del verano. Del verde pasará al amarillo, si la variedad es blanca, y al rojo claro, que se irá oscureciendo, si es tinta. Se transforma el paisaje entre verdes, morados y amarillos, bajo un cielo azul que contrasta con el Teide y el mar.

Entre los meses de agosto y octubre hasta la llegada de la vendimia se sitúa el proceso de maduración.  La ruta comienza a salpicarse de personas que con extremo cuidado van limpiando y preparando para la recogida de la uva, todas y cada una de las cepas. Esta actividad artesanal y totalmente manual, es realizada con destreza heredada, como acervo cultural de la identidad de un pueblo como el victoriero.

Conocer Tenerife, conocer Canarias, es impensable sin comprender la calidad de los caldos que cada vez más, están situando a Canarias en las más altas cotas vitivinícolas del mundo. Cepas centenarias, testigos de la historia, pueden encontrarse en esta ruta como en ninguna otra parte de la Isla.

Desde la preparación de la tierra y el cuidado de la viña, hasta su floración, desarrollo y maduración, hasta el momento de la vendimia, procesos todos totalmente sostenibles y artesanales. Conocer este viaje desde la tierra al lagar, y desde allí a la bodega, se convierte en algo muy sencillo tras esta ruta.

Teniendo en cuenta todos estos elementos, se ha diseñado una Ruta de la Vid familiar, capaz de mostrar con su mero disfrute, el por qué de la calidad vitivinícola de la Isla, además de ser una aventura en la naturaleza para grandes y chicos.

 

Además, es una experiencia que permite conocer la hospitalidad y amabilidad de sus gentes, su capacidad para compartir su saber con quien quiere y sabe escuchar; permitiendo que la Ruta de la Vid de La Victoria de Acentejo, se muestre con orgullo a sabiendas de ser una experiencia inolvidable que marcará el recuerdo de unas maravillosas vacaciones en Tenerife.

Compartir un vaso de vino, al acabar la visita, no se entiende sin acompañarlo con la gastronomía local, donde todavía puede encontrarse la más sostenible agricultura y una capacidad de desarrollo del gastroturismo y la enología como valor añadido a esta ruta, que harán las delicias del visitante.

La copiosa comida de la zona y de extraordinaria calidad, invita a una sobremesa relajada y de paseo por sus calles y su arquitectura tradicional y patrimonio cultural, para acabar la tarde en su zona comercial, acogedora y variada.

 

 

 

This post is also available in: enEnglish

Turismo